Los judíos que sobrevivieron al Holocausto son más propensos a padecer cáncer