Un ex niño soldado congoleño declara que las tropas de Lubanga les golpeaban "hasta morir"