El sospechoso del atentado en Reading (R.Unido) estaba fichado por los servicios secretos británicos