La subida de salarios y pensiones no calma los ánimos de los egipcios