El suicidio de la enfermera británica desata las críticas contra el programa australiano