El taladro llega hasta los mineros