Cervantes, el primer teatro español de Londres, levanta el telón