Una competición infantil, a punto de terminar en tragedia: el techo del polideportivo se derrumbó