Un terremoto como el de Italia se podría registrar en cualquier punto de España