El terremoto desploma la Bolsa