El pánico vuelve a apoderarse de la isla de Lombok, en Indonesia, tras un terremoto de magnitud 6,3