Se niegan a perder la esperanza de encontrar más supervivientes