Los terroristas del Puente de Londres llevaban cócteles molotov en la furgoneta