Un testigo oculto en la imprenta, clave en la operación antiterrorista