“No quería mirar las caras porque mi obsesión era poder ayudar”