"¡Tiene un arma!", la pesada broma de unos adolescentes en un centro comercial de EEUU