El ataque en Dallas estaba perfectamente coordinado