Tras el frio helador, una peligrosa tormenta de nieve amenaza EEUU