Un total de 437 iraquíes murieron en ataques el mes pasado