El polvo tóxico es ya un grave problema en las aldeas afectadas por la riada tóxica