Los trabajadores de los puertos portugueses comienzan una huelga de cinco días