El tráfico vuelve a Tahrir