El traslado de la Gioconda sume al Louvre en el caos