Un triunfo para la CIA tras una década de críticas y fracasos