Tsipras cumple su promesa y se pone corbata tras un acuerdo con el Eurogrupo