Una turista casi muere al sacarse una foto en el Gran Cañón del Colorado