La última foto que hizo fue la de su asesino