La Policía de EEUU cree que varias de las bombas fueron enviadas desde Florida