Se niega a abandonar Fukushima por cuidar a 41 gatos abandonados tras el desastre nuclear