Con veinte kilos menos, no le reconocen ni sus pades