Un veredicto histórico: cadena perpetua para una chica de 19 años por matar a su novio