Víctimas del ataque químico viajaron en secreto a Inglaterra para someterse a pruebas