Su vida dejó de ser divertida a los 104 años