Los vientos huracanados avivan las llamas en California