La violencia continúa en las calles de la capital de Honduras