El peor foco de virus de los aeropuertos no son los baños