Se extreman las medidas por miedo al virus del Zika