El niño que dice haber visitado el cielo anima a tener una fe más infantil para estar más abierto a creer