El Kialuea continúa expulsando lenguas de lava que arrasan con todo a su paso