Los sismólogos dicen que aunque el volcán Calbuco se aplaca, no hay que fiarse