El frío en algunas zonas de EEUU puede llegar a los 51 grados bajo cero