Sin investigación, no hay futuro frente a una enfermedad rara