Una investigación muestra que la estructura cerebral varía dependiendo del nivel de confianza en los demás