Los invictos, a por México