Una barra de metal le atraviesa la boca y la garganta y sobrevive