El asesino de Múnich preparó el ataque durante un año y dejó un manifiesto