Los jóvenes deberían cobrar un 98 % más para poder emanciparse