Un juego que nos deja a un paso