Unos juegos contra Blair para paliar las deudas