El labio herido de Obama, curado y sin puntos